folder Archivado en Uncategorized
No nos digamos mentiras
Knot comment 0 Comments

No nos digamos mentiras. La mayoría de revistas dirigidas al sector de personas Lesbianas, Gays, Transgeneristas y Bisexuales (LGBT) no han podido con el reto. Continuamente caen en muchos lugares comunes y estereotipos que precisamente creen contrarrestar. Sólo basta echar un vistazo a sus portadas para advertir que ahí abunda más piel y músculo que imaginación e innovación. Y ni hablar de los contenidos: títulos como “Consejos para ligarte a un chico en la primera cita” o “¿Cómo tener un buen polvo en verano?” son fáciles de encontrar al interior de sus páginas. Algunas incluso todavía siguen preguntándose si los homosexuales nacen o se hacen.

Esta es una de las principales razones para que muchas personas terminen asociando a la comunidad gay a lo light, lo farandulesco, y muchos estén convencidos que este proceso de reivindicación política está más de la mano del mercado que de la lucha por una sociedad más democrática. Entonces surgen algunas preguntas: ¿Cómo visibilizar a la comunidad LGTB sin caer en lo mismo de siempre? ¿Cómo articular propuestas diferentes con las demandas por una sociedad más incluyente y consiente de su diversidad? ¿Cómo eliminar las manifestaciones de homofobia si no se identifican las raíces mismas que las alimentan?

No nos digamos mentiras. Estamos en tiempos de cambio. Es un hecho indudable que el proceso de visibilización y empoderamiento que experimentan las personas del sector LGTB en varios países se ha convertido en tema de interés para los medios de comunicación, muchos de los cuales en un pasado reciente condenaban cualquier manifestación sexual y afectiva diferente a la heterosexual. Desconocer la vital tarea que los medios han cumplido en este escenario de transformación sería también desconocer el componente comunicativo que atraviesa este asunto. No hay cultura donde no hay comunicación, no hay política donde no existe el intercambio y la relación con los otros.

El impulso desarrollado por los medios, en particular los llamados masivos, han modificado nuestras formas de actuar, pensar y sentir, al mismo tiempo que logran intervenir en la elaboración de la agenda pública, la formación de espacios sociales y políticos, y la certificación o descertificación de temas y personas. En la actualidad los medios de comunicación, además de mostrar los cambios que se van dando en la sociedad, también los promueven y acompañan.

No nos digamos mentiras. El desarrollo tecnológico y la convergencia digital de las últimas dos décadas han permitido que la comunicación se disperse como nunca antes lo había hecho y que hoy la dominación en las comunicaciones no sea propiedad exclusiva de unas cuantas empresas. Con estas nuevas condiciones, es un imperativo ético que los medios no sólo sean un espacio donde aparezcan la inmensa diversidad de individuos y grupos de la sociedad, sino donde ellos también puedan intervenir y dar cabida a los eventos y hechos que escapan a la normatividad.

Es aquí donde aparece Knot, una revista que quiere poner el acento en las discusiones coyunturales y polémicas que se dan al interior de la comunidad LGTB. Nuestra revista virtual abordará las personas, situaciones y problemáticas relacionadas con la Diversidad por Orientación Sexual y de Género tanto en Colombia como en América Latina y España. Nuestra línea editorial quiere destacarse por su acento activista y comprometido, ligado a la promoción de temas e información de interés para el sector LGTB, que ayude el fortalecimiento de redes de apoyo y empoderamiento colectivo. Queremos diferenciarnos de las otras propuestas editoriales enfocadas en la comunidad LGTB al darle primacía a los contenidos de calidad y a los debates álgidos en torno a la Diversidad Sexual y de Género.

Nuestra idea de “nudo” (Knot) no evoca un amarradijo estrecho, cerrado y restrictivo, sino todo lo contrario: un lazo que simboliza la unión fuerte, consolidada y estable, como creemos que debe ser el proceso que nos visibilice y vigorice. Y representa las dos funciones básicas que tienen los nudos: sujetar, unir dos o más elementos en función de un objetivo, y cambiar las formas y los significados de las cosas que se consideran estables. Esa será nuestra misión y nuestro reto. Y esperamos contar con ustedes para lograrlo.

Y que mejor manera de empezar este primer número que con un dosier especial dedicado a Stonewall, el hito histórico que marca el inicio de la unión y liberación del sector LGTB. Aparte, en nuestra sección Collage, que reúne una serie de artículos de diversas temáticas, encontrarás textos de Jesús Generelo, Germán Rincón Perfetti, Paula Mounts y Juancho Parada. De igual manera, Luis Ángel Muñoz nos presenta una crónica sobre un joven que cada noche satisface los deseos más íntimos de los cibernautas que buscan compañía y goce en las redes virtuales; Alexander Amézquita nos enseña, en un cuento muy de su estilo, que para dos infantes cualquier lugar puede ser propicio para el amor y el erotismo. En la sección Retro, en la que viajamos al pasado, un articulo que reflexiona sobre la influencia de Michell Foucault en la teoría feminista-lesbiana. Y como postre, una entrevista en exclusiva con el dibujante de comic español David Cantero. Además en nuestras páginas tropezarás con más secciones y artículos.

Por último, queremos agradecer a las personas que han creído en Knot y en quienes están detrás de esta iniciativa.